SPORT AND ART


75 ANIVERSARIO DE LA OLIMPIADA POPULAR DE BARCELONA 1936

75 ANIVERSARIO DE LA OLIMPIADA POPULAR DE BARCELONA 1936

Del número 158 del periódico de Comisiones Obreras de Madrid “MADRID SINDICAL” he copiado el artículo sobre el 75 Aniversario de la Olimpiada Popular de Barcelona de 1936:

“75 ANIVERSARIO DE LA OLIMPIADA POPULAR DE BARCELONA DE 1936

De atletas a brigadistas DE ATLETAS A BRIGADISTAS

Hitler y el partido Nazi fueron elegidos en las elecciones de 1933. Los judíos, a partir de esa fecha fueron expulsados sistemáticamente de los clubes y federaciones deportivas, y tenían prohibido entrar en las instalaciones deportivas. Berlín había sido elegida en 1931, con Barcelona de finalista, para ser sede de la Olimpiada de 1936. Varios países plantearon un boicot olímpico y se organizó la Olimpiada Popular de Barcelona. El 18 de julio se hizo el ensayo general de la olimpiada que nunca comenzó. Fue uno de esos esfuerzos tan bellos como inútiles de la historia, cuando el pistoletazo no abrió, sino suspendió las pruebas.

Mariano Crespo/Madrid Sindical

La historia del movimiento olímpico está llena de mezquindades políticas y de momentos de una épica y hermosura inigualables. Los primeros han tenido como protagonistas casi siempre a los países y al propio COI, los segundos, a los verdaderos protagonistas de los juegos, los deportistas y algunos escasos dirigentes. Ambos pagaron caro su capacidad de pensar por sí mismos.

Entre los partidarios del boicot de Berlín, uno de los más activos era Jeremiah Mahoney, presidente de la Federación Estadounidense de Atletismo. Mahoney esgrimía que Alemania había quebrado el Espíritu Olímpico al imponer discriminaciones raciales y religiosas; participar, según él, implicaba apoyar a Hitler.

Las propuestas de boicot fueron también vivamente discutidas en otros países, especialmente en el Reino Unido, Francia, España, Suecia, Checoslovaquia y en Holanda. No obstante, con la excepción de España, todos estos países terminarían por participar, pese a que atletas, tanto judíos como no judíos, de varias delegaciones se negaran a asistir.

Toda la preparación de los Juegos de Berlín estuvo destinada a hacer de ellos una apología del nazismo y de sus valores raciales y militares. La Olimpiada Popular de Barcelona tenía una clara voluntad antifascista. La labor desplegada por el Comité Organizador de la Olimpiada Popular para conseguir la máxima participación posible permitió la presencia de 23 delegaciones, entre los que destacaban Estados Unidos, Francia, Suiza e Inglaterra. También hubo representaciones de los atletas judíos emigrados, de Alsacia, Euskadi, Galicia y Cataluña. El total de atletas inscritos fue de 6.000, siendo la delegación extranjera más numerosa la de Francia con 1.500 atletas.

Una de los asuntos de vanguardia que propuso la Olimpiada de Barcelona fue la ruptura del criterio de territorialidad. Se establecieron tres categorías: nacional, regional y local. De esta manera, la olimpiada no sería sólo una competición entre estados, sino que dejaba la puerta abierta a que equipos no estatales participasen en las pruebas, como por ejemplo Alsacia y Lorena, o el Marruecos bajo dominio francés y el Marruecos español. En este sentido, el COOP introducía un sistema que rompía el monopolio estatal y a través de las representaciones locales, recuperaba la idea ciudadana del olimpismo griego, en que los participantes lo eran representando a ciudades. También se puso especial énfasis en la participación de las mujeres, que por esta época aun tenían dificultades para acceder al deporte en igualdad de condiciones.

En total había competiciones en 16 deportes, como fútbol, tenis, baloncesto, boxeo, atletismo, lucha, pelota vasca, e incluso ajedrez. Los gastos corrían por cuenta de los gobiernos español y francés, así como de la Generalitat Catalana. Francia tenía un gobierno de izquierdas presidido por Leon Blum, y se volcaron para apoyar la Olimpiada Popular.

La Olimpiada Popular comenzaría el 19 de julio, y duraría una semana, hasta el 26 de julio. 20.000 visitantes llegaron a Barcelona con motivo de la Olimpiada Popular, desbordando las previsiones y creando problemas de alojamiento. Iba a ser una verdadera fiesta del deporte y de los valores republicanos y olímpicos.

El 18 de julio, un día antes de la inauguración oficial, se hizo un ensayo general en el Estadio de Montjuic. Todo estaba listo. Desgraciadamente, la guerra frustró el proyecto que el movimiento del deporte popular catalán había concebido. El nuevo orden revolucionario y las necesidades propias del conflicto bélico pusieron fin a Barcelona 1936, justo unas horas antes de iniciarse.

La Olimpiada Popular se vio condenada a la oscuridad. La organización de la Olimpiada Popular, sin embargo, no fue en vano, pues muchos atletas populares llegados de todas partes del mundo que se vieron sorprendidos en Barcelona por el inicio de la guerra, no dudaron en alistarse en las milicias. Ellos fueron los primeros voluntarios extranjeros en los ejércitos republicanos, y el embrión de lo que luego serían la Brigadas Internacionales”.

MADRID SINDICAL, Comisiones Obreras de Madrid, junio de 2011, número 158

En las vacaciones del Solsticio de Invierno de 2005-2006, Manolo y yo fuimos a ver la obra de teatro “ARMENGOL” en el TEATRO ESPAÑOL, donde se trataban estas olimpiadas, he encontrado el artículo que por entonces salió en el periódico EL PAÍS:

“MIGUEL MURILLO RECREA LOS SUEÑOS ROTOS POR LA GUERRA CIVIL

Esteve Ferrer dirige ‘Armengol’, la obra que ganó el premio Lope de Vega 2002

KENNY CABRERA  –  Madrid

EL PAÍS  –  Espectáculos – 17-12-2005

“Armengol es la historia de toda una generación que vio sus sueños truncados por la Guerra Civil española”. Así define Miguel Murillo su obra, premio Lope de Vega 2002, que dirige Esteve Ferrer desde ayer hasta el próximo 28 de enero en el Teatro Español. Con esta producción, el coliseo madrileño continúa con la tradición de estrenar los textos “con suficiente calidad” galardonados con el citado premio, explicó ayer el director del teatro, Mario Gas. “La obra tiene detalles históricos y actuales, y un lenguaje que sin dejar de ser realista, apela a cierto romanticismo”, señaló Mario Gas en la presentación del montaje, junto al director Esteve Ferrer, el autor Miguel Murillo y el reparto de la obra, encabezado por Pepe Viyuela (Armengol), Nacho Aldeguer (Pollito) y Rosa Renom (Marina), único personaje femenino.

Armengol cuenta la historia de 10 personajes en la España de 1936. Su protagonista, que da nombre a la obra, es un hombre idealista que monta un gimnasio en Badajoz y viaja a Barcelona con un grupo de atletas para participar en las Olimpiadas de los Pueblos Libres del Mundo; ésta es una iniciativa que fue real y que se impulsó como boicoteo a los Juegos de Berlín, pero que se suspendió dos días antes de su celebración al estallar la guerra en España.

“Lo que me atrajo del texto es que, además de la poética en su narrativa, no se trata de una historia sobre la Guerra Civil, sino sobre el amor en medio de la tragedia”, afirmó Ferrer, que con este montaje celebra el quinto aniversario de su estreno como director en Madrid. El espíritu poético ha primado a la hora de plantearse la puesta en escena, según el director. “He querido ser fiel a la poética del texto, a lo que sucede entre Marina y Armengol”, añade.

La obra transita de una época y un escenario a otro. Del año 1935, cuando el personaje principal emprende la cruzada de convencer al pueblo para participar en “unas Olimpiadas no politizadas”, al año 1936, cuando sucede la sublevación militar. Retrata también el periplo que tienen que vivir esos atletas para regresar desde Barcelona a Badajoz, en pleno estallido de la guerra. Todo sucede en medio del romance entre Armengol y Marina, una mujer casada con un político de derechas. El montaje cuenta con la escenografía de Ana Garay y la música original de Arnau Vilà, interpretada en directo por siete músicos.

Armengol cierra, junto a Perfume mimosa y El pájaro de plata, una trilogía que, más que hablar de la Guerra Civil española, trata de “la recuperación de la memoria”, según el dramaturgo. Y es que, a pesar de que la obra narra una “historia devastadora”, que llegó a oídos de Murillo de forma oral, también lo es de “esperanza”. Así lo destacó el actor Pepe Viyuela: “Este texto no sólo nos habla de la España del año 1936, sino de las vidas y esperanzas que se ven truncadas por las guerras, que son el cuchillo que termina con nuestros sueños y que tienen claros responsables. Pero a pesar de esos cuchillos, esos personajes viven entre nosotros”

Con esta producción, el Español continúa con la política de estrenar los textos premiados, indicó Mario Gas. Para el mes de mayo está previsto Nina, de José Ramón Fernández. También están en el programa Último verano del paraíso, de Jesús Carazo, y Demasiado humano, de Jaime Romo”.

http://www.elpais.com/articulo/espectaculos/Miguel/Murillo/recrea/suenos/rotos/Guerra/Civil/elpepuesp/20051217elpepiesp_6/Tes


1 comentario so far
Deja un comentario

[…] Related articleshttps://sportandart.wordpress.com/2011/06/11/75-aniversario-de-la-olimpiada-popular-de-barcelona-1936… […]

Pingback por La tarde de gloria fue un 19 de julio « RELACIONES




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: